Empieza a estudiar Tantra

Empieza a estudiar Tantra

¿Te interesa estudiar el Tantra en profundidad o para iniciarte? Hay muchas formas en las que puedes hacerlo. Gracias a maestros, libros, tutoriales, escuelas, música o incluso gracias a otras prácticas de origen oriental como el Yoga o la meditación budista, puedes acercarte al Tantra.

Cómo empezar a estudiar Tantra

Hay dos motivos principales por los que puedes querer estudiar Tantra.

Por un lado, quizá acabas de enterarte de que el Tantra es algo más que sexo y quieres saber cómo afectaría en tu vida. Quieres conocer sus principios, su práctica, quién puede hacerlo o incluso si se trata de una religión o de una ciencia.

Por otro lado, puede que ya practiques Tantra en tu escuela o en tu curso online. Sea como sea, ya sabes de qué va el Tantra y quieres profundizar en él, quieres llegar al fondo y empaparte hasta alcanzar un nivel de consciencia superior.

El Tantra en los libros

Quizá si no sabes de qué va el Tantra no todos los libros podrán ayudarte. Es probable que algunos te resulten muy complejos, especialmente los originarios de la India y el Tíbet de hace milenios. Otros escritos en la actualidad pueden resultar más sencillos.

Algunos de estos son: iniciación al Tantra, Tantra relato de la iniciación de un occidental al amor absoluto, en íntima comunión.

Y si lo que verdaderamente te interesa es el Tantra Rojo, es decir el Tantra sexual o para mejorar tu relación de pareja: De la codependencia a la libertad, Tantra amor y sexo, Orgásmo tántrico para mujeres, Tantra :energía y éxtasis y Sexo tántrico para hombres.

Pero si ya tienes experiencia y quieres estudiar Tantra para profundizar y sobre todo, conocer sus orígenes, puedes empezar por los Shiva – Sutras, el Vijnana Bhairava Tantra o el Shiva – Samjita.

El Tantra en Internet

Como ya sabes, en Internet puedes encontrar de todo, información válida y no tan válida. Por eso te sugiero tener cuidado y aprender a distinguir el contenido de Tantra real de aquel que solo busca ganar más suscriptores y únicamente habla de sexo, pareja u orgasmos súper potentes.

Una vez tengas claro cómo separar el grano de la paja, descubrirás que hay multitud de sitios en Internet donde puedes empezar a estudiar Tantra.

Hay blogs, como nuestro blog de NeoTantra, donde puedes ir aprendiendo a tu ritmo todo lo que necesitas saber acerca del Tantra. También hay canales de Youtube donde puedes apoyarte para seguir mejor algunas posturas de Tantra y poco a poco mejorar en los ejercicios. Existen audiolibros si crees que apenas tienes tiempo para la lectura y podcasts.

Finalmente, una vez estés más seguro de que quieres comenzar en el Tantra puedes asistir a un taller online, webinar, masterclass, etcétera y acercarte al Tantra sin tener que realizar ningún pago antes de estar segura.

Desde luego es la forma más adecuada de estudiar Tantra: empezar a practicarlo cuanto antes.

Elige una escuela de Tantra

Finalmente, si quieres estudiar Tantra de verdad, conocer sus múltiples ventajas y comenzar a ver todo desde una nueva perspectiva, tienes que asistir a clases de Tantra. En NeoTantra puedes estudiar Tantra de una forma práctica, acompañado y a tu ritmo. Además, si lo prefieres puedes iniciarte online.

¿Cuál es la filosofía del Tantra?

¿Cuál es la filosofía del Tantra?

¿Quieres saber cuál es la filosofía del Tantra? Lo cierto es que aunque el Tantra es una ciencia basada en ejercicios, meditaciones, posturas y respiraciones que ayudan al bienestar físico, mental y espiritual, detrás de cada uno de estos ejercicios y resultados hay toda una filosofía de fondo.

La filosofía del Tantra es muy interesante por ser en algunos sentidos radicalmente opuesta a otras doctrinas y vías espirituales. El Tantra habla de la aceptación, del cuerpo como sagrado, de mente y cuerpo como uno solo y por supuesto, de la conciencia plena.

El Tantra no es filosofía, es ciencia

A pesar de todo esto, el Tantra no puede ser entendido como una filosofía, igual que a pesar de contener Dioses, no puede ser entendido como una religión.

El motivo es que el Tantra es una ciencia. Todas las prácticas que implica el tantrismo provienen de la ciencia de La India de antes del siglo V a.C y hoy en día, gracias a los diferentes experimentos que se han hecho, podemos saber que en efecto se trata de ciencia.

Es posible medir y conocer las consecuencias de cada ejercicio y cómo combinados con la meditación y las respiraciones, son capaces de traer beneficios a la mente y al cuerpo.

Una vez estas prácticas se realizan con frecuencia y se estudia más acerca del nacimiento del Tantra o del conocimiento de sus libros, se puede llegar a la filosofía del Tantra, que no es más que un modo de apreciar la vida, de comprenderla y de comportarse en consonancia.

El Tantra no gira en torno a la sexualidad

La mayoría de los occidentales cree que el Tantra es una forma diferente de acercarse a la sexualidad. Pero el Tantra es una forma diferente de acercarse a cualquier aspecto de la vida. Se trata de tener una mirada más liberada sobre nosotros mismos y el resto, y por supuesto, esto incluye al sexo, pero no es lo primordial.

El motivo por el que se cree que el Tantra es una filosofía del sexo, es porque se basa en la energía sexual, pero esta debe ser entendida como energía primaria y no como excitación. El Tantra se basa en esta energía primaria para conducirla de un modo beneficioso.

Características de la filosofía del Tantra

La filosofía del Tantra es por así decirlo un estado que se alcanza cuando nos hemos iniciado en el Tantra y lo hemos incorporado a diferentes planos de nuestra vida. Por ejemplo, a nuestras relaciones personales con nuestra pareja, nuestros hijos o compañeros de trabajo. También, cuando forma parte del modo en el que nos relacionamos con nosotros mismos. Y puede influir en cómo nos relacionamos con nuestra alimentación, con nuestra energía, nuestro sueño, nuestra sexualidad… el Tantra abarca todas las esferas de la vida. Y por ello, aunque el Tantra es una ciencia se puede hablar de la filosofía del Tantra.

El cuerpo como sagrado

Sin duda, una de las ideas más importantes dentro del Tantra es la que habla del cuerpo. El cuerpo es sagrado en esta doctrina – ciencia, pues es más que una herramienta para alcanzar la consciencia plena, es el propio vehículo.

El cuerpo es la forma que tenemos de conectarnos con esa energía primordial, que en el caso del Tantra es el Dios Shiva. El cuerpo es la vía y el camino y por ello es sagrado.

En el Tantra hay un máximo respeto al cuerpo, a sus tiempos y a sus necesidades. En nuestro cuerpo nace la energía capaz de transportarnos a otro estado de la mente.

A su vez el Tantra comprende la unión total entre mente y cuerpo, no existe dualidad, es una sola. Por ello, a través de los ejercicios corporales podemos entrenar la mente.

La energía principal es la Kundalini que nace en el chakra raíz situado cerca de nuestros genitales y perineo, es una energía sexual, es la energía primordial y es la que debemos aprender a canalizar a través de nuestros chakras.

Cuando esta energía asciende, cuando somos capaces de fluir con ella y manejarla entonces podemos llegar a la iluminación.

En el sexo tántrico, la energía de nuestro amante nos ayuda a llegar a este estado. Ambas energías ascienden juntas y los dos amantes se unen con lo primigenio.

La unión de los opuestos

Las Deidades principales del Tantra son Shiva y Shakti. El primero es la consciencia, lo inalterable. La segunda es esta energía primaria que debe ascender para encontrarse con Shiva, su amante. Representa el cambio y el movimiento.

El Tantra se basa en estas dos polaridades que se encuentran dormidas en el ser humano. Cuando nacemos, Shakti, la energía Kundalini, está despierta pero con el paso del tiempo, si no aprendemos a canalizarla, se duerme. La filosofía del Tantra por tanto, radica en la unión de los opuestos, en la unidad, en alcanzar el origen primigenio.

No hay bien ni mal

En el Tantra no existen el mal ni el bien. Por supuesto, no es un manifiesto para que quienes lo practican abandonen su ética o su moralidad. El Tantra señala que solo aquellos verdaderamente iluminados pueden renunciar a estas ideas humanas para encontrar formas de alcanzar la iluminación. No obstante, esta idea tan concreta pertenece al tantrismo shiavita y es la filosofía de una escuela.

Pero en el Tantra en general, en todas las escuelas no existe el bien ni el mal, por lo que tú como persona no tienes defectos o virtudes. Por ello no debes transformar ninguno de tus aspectos sino saber canalizar toda tu energía para que te ayude a alcanzar la iluminación.

Por ello, a diferencia de otras doctrinas el Tantra no castra, no lima aristas sino que te alienta a usar tu energía para un fin concreto.

La experiencia como maestra

Por supuesto, existen libros sobre Tantra que te podrán ayudar a entender su filosofía, pero la verdadera filosofía del Tantra es decir que sí. Hay que abrazar a la experiencia y no temer. El Tantra huye de la abstinencia y del ostracismo. La vía de aprendizaje es la propia vida y nuestra relación con los demás seres.

Persona tántrica

Persona tántrica

¿Qué es una persona tántrica? No hay una definición para persona tántrica. Tántrico es todo lo relacionado con el Tantra, por lo que se desprende que una persona tántrica es aquella que guarda alguna relación con el Tantra. Por ejemplo, un alumno, un maestro o una persona con conocimientos de Tantra.

Sin embargo, lo más habitual es llamar persona tántrica a aquella que ya se encuentra inmersa en esta ciencia y que la ha incorporado por completo a su vida. Una persona que todo lo que hace y piensa lo relaciona con el Tantra.

Es decir, ha llevado las enseñanzas milenarias del Tantra a su cotidiano. A sus relaciones personales, laborales, a su comunicación intrapersonal, a sus metas, etcétera.

Características de una persona tántrica

Por tanto, existen algunos rasgos en común que tienen aquellas personas que podríamos llamar personas tántricas, y son las siguientes:

Practican Tantra

Por supuesto las personas tántricas practican Tantra. Y además, lo practican constantemente, no solo cuando acuden a clase, también cuando se levantan, en su rutina y antes de ir a dormir. El Tantra está siempre con ellos y no lo abandonan. Esa es la diferencia entre una persona tántrica y una persona que practica Tantra.

Pueden evitar el estrés y la ansiedad

Las personas tántricas llevan muchos años practicando para controlar sus emociones, especialmente aquellas que aparecen en los momentos más inoportunos como por ejemplo, la ansiedad.

Las emociones como el estrés, la ansiedad… revelan que estamos fuera de control y que las situaciones nos superan, y esto es precisamente lo que nos ayuda a controlar el Tantra.

Parecen (casi) siempre alegres

Las personas tántricas son optimistas, y encuentran el lado bueno de las cosas sin apenas esfuerzo. Esto no significa que tengan más motivos para ser felices o que su vida vaya mejor.

Lo que implica es que pueden encontrar siempre la felicidad, y por tanto, nos da la sensación de que nunca tienen un mal día.

Son personas seguras de sí misma

Las personas tántricas se conocen en profundidad. Poco a poco se han ido desvelando a sí mismas y conocen sus defectos y virtudes. Además, tal y como el Tantra enseña, no tratan de disimular sus defectos, sino que los transforman. Esto les hace sentirse mejor con ellos mismos. Además… ya no tienen un ego desmedido, se encuentran en armonía y por tanto, tienen menos inseguridades que son las que provocan la rabia, los celos, el rencor, etcétera.

Se cuidan

Quienes empiezan en el Tantra sin duda tienen un gran interés en cuidarse por dentro y por fuera. Quien ha hecho del Tantra su vida, está constantemente cuidándose, pero no de una forma obsesiva, más bien, no realiza acciones que le perjudiquen.

Tienen unas metas definidas

Las personas tántricas son personas organizadas. Es la consecuencia natural de organizar poco a poco tu mente. Esto les permite ser personas más enfocadas y con las ideas claras. Esto se traduce a nivel práctico en unas metas muy concretas.

Tener unas metas bien definidas siempre nos ayuda a lograr nuestros objetivos, por lo que también serán personas más exitosas.

¿Quién puede hacer Tantra?

¿Quién puede hacer Tantra?

¿Quién puede hacer Tantra? En general el Tantra es practicado por los adultos, pero también es recomendable para ancianos y niños. Es igualmente beneficioso para hombres que para mujeres y… Especialmente interesante para personas con mucho estrés, preocupaciones, tensiones, problemas emocionales, físicos… Y para aquellos que también buscan una senda espiritual.

Es decir, que todo el mundo debería hacer Tantra. Practicado correctamente siempre es beneficioso y puede traernos felicidad a cada rincón de nuestra vida. Y es que el Tantra mejorará nuestra relación con nosotros mismos (a veces específicamente con la pareja, en el caso del Tantra Rojo) y en consecuencia con nuestro entorno.

Todas las personas pueden hacer Tantra

Todas las personas pueden hacer tantra y extraer numerosas ventajas. Es un aprendizaje que en cada paso te ofrecerá herramientas para mejorar en tu día a día. Experimentarás un crecimiento psicológico y espiritual.

Personas Mayores

Las personas mayores a menudo tienen más inconvenientes en probar actividades nuevas. Pero si se animan a probar el Tantra, quedarán encantadas. El Tantra mejora la circulación, la flexibilidad, te ayuda a canalizar la energía, puede eliminar dolencias. Y además, puede proporcionar seguridad y protección en los últimos años de vida. 

El Tantra nos ayuda a conocernos y por tanto, a comprender muchas situaciones anteriores que creíamos irremediables.

Niños

El problema es que asociamos Tantra con sexo, y por ello creemos que es una actividad para adultos. Pero nada más lejos de la realidad, la parte sexual del tantra es muy pequeña y apenas tiene peso en el conjunto de la doctrina. 

El Tantra ayudará a los niños a mejorar su atención (atención plena), su persistencia en lograr objetivos, les ayudará a ser más resilientes y a conocerse a sí mismos. La consciencia está más dormida de lo que creemos. De hecho, en nuestras tareas cotidianas, actuamos como autómatas. Por ello, es importante ayudar a las personas desde que son jóvenes a ser conscientes. Vivir el instante…

Mujeres y hombres

El Tantra es tan beneficioso para hombres como para mujeres. La mayoría de clases y cursos son mixtos dado que no existen ejercicios que no sean recomendables para uno de los sexos.

Hombres y mujeres tienen las mismas herramientas para llegar a la iluminación. Y por supuesto, las mismas herramientas para beneficiarse de la actividad tántrica: mejora de la autoestima, mejora de la condición física, crecimiento espiritual, aumento de la energía sexual…

Personas con problemas de estrés

Si estás pasando un mal momento en tu vida, si sientes que no tienes paz mental y buscas un lugar en el que descansar… el Tantra es tu mejor opción.

Todas las personas que busquen quietud y bienestar deberían acercarse al Tantra. El motivo es que el Tantra nos anima a aceptar los conflictos. No a huir de ellos…

A menudo el estrés y la ansiedad aparecen por no querer enfrentarnos a los problemas, por querer huir de ellos o esperar que se resuelvan solos. A menudo, el motivo radica en que nos creemos incapaces de hacerle frente.

En este sentido el Tantra es muy beneficioso. Podrás ver cara a cara los problemas con una mejor equipación mental para que al asomarte a ellos no sientas vértigo o pavor.

Una vez hayas aprendido a aceptar el conflicto en tu vida, podrás desenvolverte con normalidad en ellos.

Y es que el Tantra a diferencia de otras vías espirituales, no quiere desechar nada de lo que somos. No busca limar nuestras aristas, todo lo contrario, nos ayuda a aceptarnos. No existen virtudes o debilidades, más bien hay características más apegadas a nosotros que otras y todas pueden usarse para mejorar en este mundo y en el espiritual.

Personas que quieran aumentar su autoconciencia

¿A veces sientes que no estás viviendo tu vida?, ¿qué algo de ti lleva las riendas pero no eres tú?, ¿crees que cada vez actúas más como un autómata? Si alguna de estas es sí, deberías practicar Tantra.

El Tantra te ayudará a ser consciente del instante, con algunos ejercicios muy sencillos como por ejemplo, la mirada tántrica.

De hecho, estudios recientes demuestran que habitualmente nos encontramos en un estado de conciencia dormida, y que solo actuamos por nuestro mecanismo percepción/acción, el cual tienen todos los seres vivos.

Pero para tomar decisiones adecuadas, llevar tu ritmo, enfocarte en las tareas o averiguar realmente cómo te sientes, debes ser consciente. 

La mayoría de los ejercicios de Tantra blanco te ayudarán en esta tarea. Al fin conectarás contigo mismo y podrás emprender una nueva marcha. 

Parejas que estén pasando por una crisis

Por supuesto que el sexo no lo es todo en una relación, pero la complicidad y la química sí. La actividad sexual es un simple termómetro que nos indica cómo está nuestra relación.

Al principio es normal que todo sea pasión, pero pasados unos años la actividad sexual debería descender y mantenerse. El problema llega cuando se vuelve inexistente.

En esta línea el Tantra y en concreto el Tantra rojo puede ayudar a recuperar una buena relación. Ayuda a todos los niveles, no solo en lo sexual.

Shiva & Shakti | Formación Neo Tantra
¿Cuándo debes practicar Tantra?

Sin lugar a dudas, te has visto reflejado en algunas de las anteriores menciones. ¿Significa esto que debes empezar a practicar Tantra de inmediato?

No, no lo tomes como una obligación, como un gimnasio o un psicólogo. No debes forzarte y acercarte al Tantra para que solucione tus problemas laborales, de autoestima, con tu pareja, o la hiperactividad de tus hijos.

No debes acercarte al Tantra de ese modo, sino desde la ilusión, la curiosidad y la pasión

Infórmate, habla con diferentes maestros/as, lee acerca del Tantra, pide recomendaciones, consejos… y si sientes que es para ti, entonces acércate a la escuela de Tantra y prueba.

Seguramente te entusiasmará todo lo que puedes aprender en pocos minutos y querrás seguir indagando y descubrir más de sus beneficios.

8 Consejos de Tantra antes de iniciarte

8 Consejos de Tantra antes de iniciarte

Si buscas una lista de consejos de Tantra antes de comenzar tu formación, has llegado al lugar adecuado. Y es que aunque puedes tomar la decisión de comenzar a practicar Tantra cuanto antes, lo mejor es que tengas en cuenta algunos detalles.

Por ejemplo, algunos consejos pueden ser sobre el tipo de formación (presencial u online), también sobre la ropa que deberías llevar, sobre tu posible acompañante, sobre tu estado mental y físico, horarios, consejos para empezar en el Tantra en el momento adecuado o simples consejos de Tantra para que empieces a implementar en el día a día incluso si no estás acudiendo a clase.

¡Vamos a conocerlos!

Todo lo que debes saber antes de empezar las clases

A continuación, los 8 consejos que debes tener en cuenta antes de iniciarte en el mundo del Tantra.

Elige un profesor que conecte contigo

La diferencia entre un instructor u otro, además de en su experiencia, está en la conexión contigo. Nos pasa de niños en el colegio y de mayores nos vuelve a ocurrir con nuestros compañeros de trabajo y jefes. El feeling lo es todo y tener a alguien que pueda echarte una mano, darte buenos consejos y guiarte, aún más.

Por ello, elige un instructor de Tantra con el que te sientas cómodo y seguro para preguntarle tus dudas, hacer sugerencias, etcétera. A partir de ahora él o ella se convertirá en tu guía.

Formación presencial u online

La formación presencial es fundamental para un inicio inmersivo. Para conocer a tus compañeros, a tu maestro o maestra … te permitirá conectar mejor y lo vivirás todo de cerca.

Pero si al principio sientes algo de inseguridad o crees que vas a funcionar mejor desde casa, elige formación online. Ya verás que te resulta muy sencillo y cuanto tomes confianza, querrás asistir a clase.

También, si vives o trabajas lejos de la academia de Tantra que has elegido, la formación online es la mejor opción. Y luego podrás conocer a tus compañeros en eventos, en retiros y demás.

Lleva ropa cómoda

El Tantra no es un deporte, sino un conjunto de técnicas y prácticas. Lo importante es saber cómo y para qué aplicarlas y sobre todo, lo relevante es que al hacerlo puedas acercarte cada vez más a tus objetivos.

Pero ello no quita que no puedas encontrar algunas posturas algo más complicadas o momentos en los que sudes un poco la camiseta. Sobre todo, si no sueles practicar ningún deporte en casa o no eres demasiado flexible.

Por lo que llévate ropa cómoda y ¡A disfrutar!

7 Ejercicios de Tantra esenciales
¿Estás en forma?

No te preocupes, si nunca has hecho deporte o llevas años sin practicar, el Tantra no te resultará difícil. Son ejercicios sencillos y suaves que requieren sobre todo de concentración y perseverancia.

No obstante, no pienses que solo vas a sentarte, oír y respirar, se trata de mucho más que eso, por lo que hasta puede ser un buen inicio para retomar tu relación con el entrenamiento físico y la salud de tu cuerpo.

Olvida los prejuicios

Quizá este es el punto más importante. Si nunca has practicado ninguna técnica milenaria como el Tantra, no has hecho mindfulness o jamás te has acercado a ninguna práctica o doctrina oriental, quizá el Tantra te resulte algo extraño. ¡Pero mejor!

Si llama tu atención, puedes interesarte más y querer aprender más deprisa. No te acerques con prejuicios o con ideas preconcebidas y disfruta del instante.

Realizarás posturas desconocidas, aprenderás a enfocarte, a dejar la mente en blanco, a guiar tus pensamientos y además, practicarás muchos tipos de respiración. ¡Y esto será solo en las primeras clases! A veces, tomar consciencia de nosotros mismos y de nuestro cuerpo puede resultar extraño, pero sin duda es un proceso sanador.

Videos, libros, charlas…

Antes de asistir a una clase de Tantra puedes hacer deberes. Como cuando el primer día de cole le echabas un vistazo a los libros, igual. Puedes consultar videos, libros o charlar con amigos que hayan practicado Tantra. Pero este es solo un consejo para iniciarte en el Tantra.

Lo mejor es que acudas sin expectativas y disfrutes de tu primera clase. Aunque si tu maestro o maestra de Tantra tiene algún video o canal, no dudes en aprovecharlo. Puedes mirar las sesiones y comenzar a practicar para tener algo ganado.

Puedes llevar acompañante

No es lo más recomendable, pero seguro que logras convencer a un amigo o amiga para que te acompañe.

Si eres una persona tímida e introvertida y no quieres lanzarte a iniciar algo nuevo en solitario, puedes acudir a las clases de Tantra con acompañante.

Aunque este no sería un consejo de Tantra para antes de iniciarte, porque lo mejor es acudir solo. De este modo, todos tus sentidos estarán puestos en la clase.

Además, si el primer día acudes solo o sola seguro que conoces mejor a tus compañeros o tratas de entablar conversación con tu instructor/a.

Tantra para Mujeres | El Poder de la Diosa
Descubriendo el Tantra | Curso de Tantra Madrid Introductorio
Pregunta, pregunta y vuelve a preguntar

Y por supuesto, antes de iniciarte en el Tantra, el mejor consejo es que preguntes mucho. Especialmente si tienes dudas. A veces, todas las prácticas orientales pueden parecernos algo extrañas y no nos atrevemos a probarlas, pero si preguntas a quienes ya practican Tantra, verás lo natural y reconfortante que les resulta.

Pregunta acerca de filosofía, creencias, posturas, ejercicios, relaciones, respiraciones, chakras… pregunta todo. Solo de ese modo sabrás en todo lo que estabas equivocado/a acerca del Tantra.

Hasta aquí la lista de consejos antes de iniciarte en el Tantra. Pero sobre todo, quédate con esto: relájate y disfruta, estás a nada de cambiar tu perspectiva y la mejor forma de hacerlo es viviendo el momento.

¿Qué es la mirada tántrica?

¿Qué es la mirada tántrica?

La mirada tántrica es una forma de mirar y de percibir, en consecuencia también es una forma de comprender y de relacionarnos con nuestro entorno exterior. La mirada es una de las muchas formas que tenemos de unir el mundo exterior con el interior y esta nueva forma de hacerlo cambiará tu realidad por completo.

Si llevas practicando Tantra unos años y no conocías la mirada tántrica, no te preocupes, siempre estás a tiempo. Pero cuanto antes mejor.

¿En qué consiste la mirada tántrica?

La mirada tántrica es una forma de mirar nuestro alrededor (paisajes, situaciones, personas, otros seres vivos…) sin emitir ningún juicio.

En la mirada tántrica nuestra percepción deja de enfocarse en los detalles y capta una mirada generalizada del panorama. Ante esta enorme cantidad de datos, información, juicios, ideas, conclusiones, pensamientos, preguntas… la mente “colapsa”. No es capaz de seleccionar, y entonces se dirige a todo y a nada a la vez.

Esto nos permite captar una sensación especial, es la forma de vivir el momento, nos ayuda a tomar consciencia del instante. Además… nos ayuda a fundirnos con el entorno, a adquirir ese sentimiento de pertenencia con el todo y en consecuencia, el yo se diluye

¿Para qué sirve la mirada tántrica?

La mirada tántrica sirve para ver sin enjuiciar. Es la mirada pura, que sirve para abrir nuestro corazón. Sirve para ver nuestro cotidiano (pareja, hijos, situaciones, situaciones laborales, relaciones con amigos y familiares, momentos de estrés…) desde el corazón, desde una mirada pura. Nos cambia la perspectiva…

La mirada que no es tántrica siempre emite juicios de valor, se fija en los detalles y está continuamente mandando información al cerebro de modo que hace que este no descanse y “hable” sin parar. La mirada tántrica es reposo.

¿Cómo hacer la mirada tántrica?

Para tener una mirada tántrica debes tener una mirada abierta, es decir, trata de ver desde un extremo a otro de la habitación o del lugar en el que estés, una mirada de 180º o más. Extiendela todo lo que puedas, es una mirada periférica, semejante a las imágenes de “ojo de pez”.

Para hacer la mirada tántrica con tu pareja debéis poneros cara a cara. Lo ideal es que estéis en una postura cómoda, por lo general sentados. 

Tus ojos tienen que estar a la altura de los de tu pareja, por lo que si hay algún pequeño desnivel, ayudaros con cojines o hacedlo en sillas de diferente tamaño. A continuación, haz lo mismo que cuando lo haces en solitario; trata de ampliar tu mirada y abarcar todo lo que encuentres. Es cuestión de práctica… 

Si no logras la mirada tántrica, hay un truco que puedes practicar: Pon un dedo de cada mano enfrente de tus ojos, con los brazos completamente extendidos. Ahora imagina que cada uno de tus ojos sigue a uno de tus dedos y comienza a extender los dedos a ambos lados, de modo que se separan mientras tu mirada se amplía. Cuando creas no poder verlos, para y vuelve a repetir el ejercicio.

«Cuando lo hagas varias veces podrás hacer la mirada tántrica de forma más rápida y sin preparativos.»